Recent Articles

VI Jornadas monásticas de ciencia, cultura y arte

| 12 junio, 2024

El pasado sábado, ocho de junio del presente año, se celebró en la Real Academia de Medicina y Cirugía las VI Jornadas monásticas de ciencia, cultura y arte. El salón Ramon y Cajal -principal de la Real Academia-, que es la mas antigua de España y del mundo, acogió a unas setenta personas que desde las nueve y media hasta la trece treinta horas participaron en dicho congreso, siendo las preguntas a los ponentes amén de pertinentes, muy interesantes.


Agradecemos a la Real Academia y a su Excmo. Sr. Presidente Doctor D. Carlos Infantes, esta apertura a la sociedad de tan venerada institución y su generoso gesto con la Orden para la realización de este acto cultural.

 

En la imagen los ponentes con el Excmo. Sr. Presidente Regidor, el Académico Ilmo. Sr. D. José Antonio Milán y Martín y el doctor Juan de Dios de Arjona y Barrionuevo, coordinador del congreso.

IN DEO SPERAVI.

Homenaje a los caídos. Sevilla. 2024

| 16 mayo, 2024

El pasado 8 de mayo, el Deán del Cabildo Catedral, D Francisco José Ortiz Bernal y el Presidente-Regidor de la Orden de San Clemente y San Fernando y representantes del Consejo de Gobierno, fueron invitados por el coronel D. Galo Romero Llera, quien recientemente ha sido investido caballero del nuestra Orden, a un encuentro con el Regimiento de Guerra Electrónica 32, que tiene por patrón al Rey San Fernando y a quien anualmente rinde honores en su festividad en la base militar de El Copero, en Dos Hermanas (Sevilla).

El acto comenzó con un acto de homenaje a los soldados caídos, tras el cual tuvo lugar un almuerzo de confraternización.

El Deán del Cabildo hizo entrega al coronel Romero de una reproducción en plata de la Virgen de las Batallas, imagen sedente de María y el Niño Jesús que acompañaba al rey santo en sus campañas militares, y que hoy se contempla en la Sacristía Mayor de la Catedral, y la Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando entregó tanto al Cabildo catedralicio como al Regimiento de Guerra número 32, sendos ejemplares de Ferdinandvm.

Pascua 2024, por el Caballero Eclesiástico Ilmo. Sr. D. Miguel Ángel González y García

| 5 abril, 2024

Gran reflexión del Ilmo Caballero Eclesiástico D. Miguel Ángel González y García Canónigo Archivero de la Catedral de Orense, que ha preparado para la pascua de 2024.

IN DEO SPERAVI

Encuentros Musicales ANIMA CHRISTI Convento de Madre de Dios de la Piedad (Sevilla)

| 21 marzo, 2024

El pasado lunes 18 de marzo de 2024, a las 19.30h, tuvo lugar en el Convento de Madre de Dios de la Piedad, de Sevilla, la continuación de los Encuentros Musicales ANIMA CHRISTI que la Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando viene organizando.

Al caer de la tarde, la Saeta se hace oración, la capilla musical alabanza a Dios, y la poesía belleza espiritual. Al caer de la tarde la Orden junto a la comunidad dominica Ánima Christi.

Capilla Musical Pasión:
González Odriozola, José Antonio . clarinete
Álvarez de Cienfuegos Benítez, Carlos . oboe
González Odriozola, Carlos María . fagot

Juncal Escamilla, Maribel . saetera

Trujillo y Berraquero, Ignacio . una visión literaria, artística, histórica y religiosa del Monasterio, su Iglesia y comunidad contemplativa

Programa de concierto
Canciones a Jesús Nazareno «Saetas del Silencio» (s. XVIII) Canción n.o 8 . Atribuidas a Fco. de Paula Solís
Saeta a cargo de Maribel Juncal Escamilla
Marcha fúnebre «Quinta Angustia» [Fragmento] (1895) . José Font Marimont, arr. D. Maldonado
A Santa Cruz (1926) . Manuel Font Fernández de la Herranz
Jesús de las Penas [Fragmento] (1943) . Antonio Pantión, arr. Daniel Maldonado
Cristo del Calvario (1990) . José Albero
Miserere (1986) . Ennio Morricone, arr. C. A. de Cienfuegos
Saeta a cargo de Maribel Juncal Escamilla
Muñidor (1992) . José de la Vega
La música del Silencio [Fragmento] (1981) . Fco. Melguizo, arr. C. A. de Cienfuegos
Meditación (1997) . David Hurtado
Virgen del Valle [Fragmento] (1897) . V. Gómez Zarzuela, arr. D. Maldonado

BIS
Ave Maris Stella (1968) . Nino Rota
Anima Christi (2000) . Marco Frisina

La Capilla Musical Pasión es una formación constituida en 2009 por tres jóvenes músicos sevillanos, que tienen como nexo de unión su «pasión» por la música, la cultura y las tradiciones de nuestra región. Esa Pasión, sumada a la idoneidad de sus especialidades instrumentales (oboe, clarinete y fagot), fue la génesis de este conjunto nacido para aportar su cualificación a la música de capilla, sacra y de cámara.
La plantilla de la Capilla Musical Pasión se ha ido adaptando a las necesidades de cada actuación y repertorio. Habitualmente, actúa como trío de cañas —popularmente conocido como «de capilla»—, haciéndolo en ciertas ocasiones como cuarteto de maderas y, más esporádicamente, como quinteto de viento. Cuando la ocasión lo ha requerido, también ha actuado conjuntamente con formaciones vocales como la Escolanía Anunciación de Sevilla, la Escolanía Salesiana María Auxiliadora, la Escolanía de la Vera Cruz de Alcalá del Río, Sociedad Música Sacra Hispalense, Opus
Vocis o el Coro del Ateneo de Sevilla, entre otras.
Una de las facetas destacadas de la Capilla Musical Pasión radica en su afán divulgativo, investigador y de recuperación de obras, publicando con regularidad artículos y entrevistas que aportan conocimiento sobre este género musical minoritario. Fruto de ese trabajo constante de investigación y recopilación de partituras, el repertorio musical de esta formación supera con creces las 250 piezas, seleccionadas del ingente archivo que posee. Todo este trabajo puede consultarse en su página web oficial (www.capillamusicalpasion.com) y en sus cuentas oficiales de redes sociales.
La aportación de la Capilla Musical Pasión no se limita a la interpretación de las obras ya existente: ha impulsado la creación de nuevas piezas, encomendándolas a compositores de reconocido prestigio como Luis Ignacio Marín (Tríos de Pasión), Juan Carlos Sempere Bomboí (Cinco Miradas y Quinta Angustia), Cristóbal López Gándara (Plegarias del Valle), Juan Antonio Pedrosa (Stabat Mater, op. 56 y Meditación n.o 2, op. 60) o Alfonso Lozano Ruiz (Cardos y Espinas). Así, estas nuevas obras han engrosado tanto el patrimonio de este consolidado grupo musical como de algunas hermandades.
Desde su primera actuación, en la hermandad de la Carretería de Sevilla, la Capilla Musical Pasión ha participado en diferentes actos como vía crucis, meditaciones, estaciones de penitencia, conciertos, pregones, etc., haciéndolo en las hermandades sevillanas de la Carretería, San Benito, el Valle, Pasión y el Santo Entierro, como también en la Quinta Angustia (Osuna), los Dolores (La Puebla del Río), el Cautivo (La Algaba), el Rosario (Alcalá de Guadaíra), Jesús Nazareno (La Algaba), el Buen Fin (Alcalá del Río), el Rocío (Sanlúcar de Barrameda), el Lignum Crucis (Conil de la Frontera), entre otras. Extraordinariamente, en el año 2012 acompañó los vía crucis del Cristo de los Desamparados (iglesia del Santo Ángel) y del Cristo de la Redención (hermandad de la Puerta Real); en 2022, el Vía Crucis Oficial de las Hermandades de Osuna, presidido por Ntro. Padre Jesús Nazareno, y el de Sanlúcar de Barrameda, presidido por Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto, así como el Vía Crucis Misionero realizado por el Gran Poder de Tocina; y en 2023, acompaña al paso de misterio de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder ante Caifás, de la hermandad de San Gonzalo, durante el último tramo del trayecto de ida a la Carrera Oficial para su participación en el Santo Entierro Grande.
También ha participado en actos de diversa índole, como la presentación del trabajo discográfico Oración del compositor J. Jesús Ciero Polvillo, la exposición pictórica «Esencia y vida» de Nuria Barrera (celebrada en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla) y los pregones de Semana Santa del Club Náutico de Sevilla.

Encuentros Musicales ANIMA CHRISTI. Convento de san José del Carmen. 23/02/2024

| 29 febrero, 2024

El pasado viernes, 23 de febrero de 2024, los Encuentros Musicales ANIMA CHRISTI que la Orden de San Clemente y San Fernando organiza motivó el abrazo entre la clausura y la música en el convento de san José del Carmen (de las Teresas) en Sevilla.

Tras el Exordio, iniciado por Ignacio Trujillo y Berraquero, con una visión literaria, artística, histórica y religiosa del Monasterio, su Iglesia y Comunidad Contemplativa, las notas iniciaron su elevación al cielo de la capilla, para depositarse en el sentir de quienes allí tuvimos la oportunidad de asistir.

Programa de concierto

Capilla Musical Pasión
Alvarez de Cienfuegos Benítez, Carlos . Oboe
González Odriozola, José Antonio . Clarinete
González Odriozola, Carlos . Fagot

Canciones a Jesús Nazareno “Saetas del Silencio” (s. XVIII) . Atribuidas a Fco. De Paula Solis
Canción n.o 1
Santísimo Cristo de las Misericordias (1926) . Manuel Font Fernández de la Herranz
Motetes al Santísimo Cristo de la Expiración (1931) . Vicente Gómez Zarzuela
Motete n.o 2
Veracruz (1944) . Antonio Pantión
Miserere . J. M. Nemesio Otaño y Eguino
Vía Crucis (1963) . Antonio Pantión
Santo Entierro (1980) . José Manuel Delgado
Sagrada Mortaja (1981) . Juan Antonio Pedrosa
Vía Crucis en Santa Cruz (1985) . José Manuel Delgado
Al Señor de Sevilla (1988) . Abel Moreno
Sagrada Mortaja de Sevilla (1991) . José De la Vega
Lento
Santísimo Cristo de Burgos (2002) . Fco. Javier Alonso Delgado
Motete n.o 2 (2005) . Juan Antonio Pedrosa
Meditaciones ante el Santísimo Cristo de la Corona (2008) . Fco. Javier Alonso Delgado
I. La Parroquia del Sagrario
Plegarias del Valle (2014) . Cristóbal López Gándara
I. Coronación de Espinas

BIS
Ave Stella Maris . Nino Rota
Anima Christi . Marco Frisina

La Capilla Musical Pasión es una formación constituida en 2009 por tres jóvenes músicos sevillanos, que tienen como nexo su «pasión» por la música, la cultura y las tradiciones de nuestra región. Esa Pasión, sumada a la idoneidad de sus especialidades instrumentales (oboe, clarinete y fagot), fue la génesis de este conjunto nacido para aportar su cualificación a la música de capilla, sacra y de cámara.

La plantilla de la Capilla Musical Pasión se ha ido adaptando a las necesidades de cada actuación y repertorio. Habitualmente, actúa como trío de cañas — popularmente conocido como «de capilla»—, haciéndolo en ciertas ocasiones como cuarteto de maderas y, más esporádicamente, como quinteto de viento. Cuando la ocasión lo ha requerido, también ha actuado conjuntamente con formaciones vocales como la Escolanía Anunciación de Sevilla, la Escolanía Salesiana María Auxiliadora, la Escolanía de la Vera Cruz de Alcalá del Río, Sociedad Música Sacra Hispalense, Opus Vocis o el Coro del Ateneo de Sevilla, entre otras.

Una de las facetas destacadas de la Capilla Musical Pasión radica en su afán divulgativo, investigador y de recuperación de obras, publicando con regularidad artículos y entrevistas que aportan conocimiento sobre este género musical minoritario. Fruto de ese trabajo constante de investigación y recopilación de partituras, el repertorio musical de esta formación supera con creces las 250 piezas, seleccionadas del ingente archivo que posee. Todo este trabajo puede consultarse en su página web oficial (www.capillamusicalpasion.com) y en sus cuentas oficiales de redes sociales.

La aportación de la Capilla Musical Pasión no se limita a la interpretación de las obras ya existente: ha impulsado la creación de nuevas piezas, encomendándolas a compositores de reconocido prestigio como Luis Ignacio Marín (Tríos de Pasión), Juan Carlos Sempere Bomboí (Cinco Miradas y Quinta Angustia), Cristóbal López Gándara (Plegarias del Valle), Juan Antonio Pedrosa (Stabat Mater, op. 56 y Meditación no. 2, op. 60) o Alfonso Lozano Ruiz (Cardos y Espinas). Así, estas nuevas obras han engrosado tanto el patrimonio de este consolidado grupo musical como de algunas hermandades.

Desde su primera actuación, en la hermandad de la Carretería de Sevilla, la Capilla Musical Pasión ha participado en diferentes actos como vía crucis, meditaciones, estaciones de penitencia, conciertos, pregones, etc., haciéndolo en las hermandades sevillanas de la Carretería, San Benito, el Valle, Pasión y el Santo Entierro, como también en la Quinta Angustia (Osuna), los Dolores (La Puebla del Río), el Cautivo (La Algaba), el Rosario (Alcalá de Guadaíra), Jesús Nazareno (La Algaba), el Buen Fin (Alcalá del Río), el Rocío (Sanlúcar de Barrameda), el Lignum Crucis (Conil de la Frontera), entre otras. Extraordinariamente, en el año 2012 acompañó los vía crucis del Cristo de los Desamparados (iglesia del Santo Ángel) y del Cristo de la Redención (hermandad de la Puerta Real); y en 2022, el Vía Crucis Oficial de las Hermandades de Osuna, presidido por Ntro. Padre Jesús Nazareno, y el de Sanlúcar de Barrameda, presidido por Ntro. Padre Jesús de la Oración en el Huerto, así como el Vía Crucis Misionero realizado por el Gran Poder de Tocina.

También ha participado en actos de diversa índole, como la presentación del trabajo discográfico Oración del compositor J. Jesús Ciero Polvillo, la exposición pictórica «Esencia y vida» de Nuria Barrera (celebrada en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla) y los pregones de Semana Santa del Club Náutico de Sevilla.

IN DEO SPERAVI

El silencio Cisterciense

| 14 febrero, 2024

Al tiempo de escribir estas líneas nos encontramos en las palabras del Evangelio de hoy miércoles, de ceniza, catorce de febrero de dos mil veinticuatro que nos llevan a la reflexión: … Cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

¿Qué nos dicen nuestros hermanos del Monasterio de Ntra. Sra. de los Ángeles en Mérida (Venezuela)?

Nuestros corazones deben ser como un monasterio, donde podamos crecer en la intimidad de Dios y mantenernos en el mundo que nos ha tocado vivir con la mirada puesta en el Altísimo, obrando por y para Él y que lo bueno llegue siempre a nuestros hermanos.

IN DEO SPERAVI

S.E.R. Mons. Paolo De Nicoló preside el funeral de Vittorio Emanuele di Savoia

| 14 febrero, 2024

S.E.R. Mons. Paolo De Nicoló, Prior protector de la Orden de San Clemente y San Fernando y Prefecto que fue de la Casa Pontificia, presidió el funeral de Vittorio Emanuele di Savoia, que tuvo lugar en el incomparable marco de la Catedral de san Juan Bautista, en Turín, con la mortaja que cubrió el cuerpo de Ntro. Señor en su última morada en la tierra.

IN DEO SPERAVI

Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma de 2024

| 14 febrero, 2024

A través del desierto Dios nos guía a la libertad

Queridos hermanos y hermanas:

Cuando nuestro Dios se revela, comunica la libertad: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud» (Ex 20,2). Así se abre el Decálogo dado a Moisés en el monte Sinaí. El pueblo sabe bien de qué éxodo habla Dios; la experiencia de la esclavitud todavía está impresa en su carne. Recibe las diez palabras de la alianza en el desierto como camino hacia la libertad. Nosotros las llamamos “mandamientos”, subrayando la fuerza del amor con el que Dios educa a su pueblo. La llamada a la libertad es, en efecto, una llamada vigorosa. No se agota en un acontecimiento único, porque madura durante el camino. Del mismo modo que Israel en el desierto lleva todavía a Egipto dentro de sí ―en efecto, a menudo echa de menos el pasado y murmura contra el cielo y contra Moisés―, también hoy el pueblo de Dios lleva dentro de sí ataduras opresoras que debe decidirse a abandonar. Nos damos cuenta de ello cuando nos falta esperanza y vagamos por la vida como en un páramo desolado, sin una tierra prometida hacia la cual encaminarnos juntos. La Cuaresma es el tiempo de gracia en el que el desierto vuelve a ser ―como anuncia el profeta Oseas― el lugar del primer amor (cf. Os 2,16-17). Dios educa a su pueblo para que abandone sus esclavitudes y experimente el paso de la muerte a la vida. Como un esposo nos atrae nuevamente hacia sí y susurra palabras de amor a nuestros corazones.

El éxodo de la esclavitud a la libertad no es un camino abstracto. Para que nuestra Cuaresma sea también concreta, el primer paso es querer ver la realidad. Cuando en la zarza ardiente el Señor atrajo a Moisés y le habló, se reveló inmediatamente como un Dios que ve y sobre todo escucha: «Yo he visto la opresión de mi pueblo, que está en Egipto, y he oído los gritos de dolor, provocados por sus capataces. Sí, conozco muy bien sus sufrimientos. Por eso he bajado a librarlo del poder de los egipcios y a hacerlo subir, desde aquel país, a una tierra fértil y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel» (Ex 3,7-8). También hoy llega al cielo el grito de tantos hermanos y hermanas oprimidos. Preguntémonos: ¿nos llega también a nosotros? ¿Nos sacude? ¿Nos conmueve? Muchos factores nos alejan los unos de los otros, negando la fraternidad que nos une desde el origen.

En mi viaje a Lampedusa, ante la globalización de la indiferencia planteé dos preguntas, que son cada vez más actuales: «¿Dónde estás?» (Gn 3,9) y «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9). El camino cuaresmal será concreto si, al escucharlas de nuevo, confesamos que seguimos bajo el dominio del Faraón. Es un dominio que nos deja exhaustos y nos vuelve insensibles. Es un modelo de crecimiento que nos divide y nos roba el futuro; que ha contaminado la tierra, el aire y el agua, pero también las almas. Porque, si bien con el bautismo ya ha comenzado nuestra liberación, queda en nosotros una inexplicable añoranza por la esclavitud. Es como una atracción hacia la seguridad de lo ya visto, en detrimento de la libertad.

Quisiera señalarles un detalle de no poca importancia en el relato del Éxodo: es Dios quien ve, quien se conmueve y quien libera, no es Israel quien lo pide. El Faraón, en efecto, destruye incluso los sueños, roba el cielo, hace que parezca inmodificable un mundo en el que se pisotea la dignidad y se niegan los vínculos auténticos. Es decir, logra mantener todo sujeto a él. Preguntémonos: ¿deseo un mundo nuevo? ¿Estoy dispuesto a romper los compromisos con el viejo? El testimonio de muchos hermanos obispos y de un gran número de aquellos que trabajan por la paz y la justicia me convence cada vez más de que lo que hay que denunciar es un déficit de esperanza. Es un impedimento para soñar, un grito mudo que llega hasta el cielo y conmueve el corazón de Dios. Se parece a esa añoranza por la esclavitud que paraliza a Israel en el desierto, impidiéndole avanzar. El éxodo puede interrumpirse. De otro modo no se explicaría que una humanidad que ha alcanzado el umbral de la fraternidad universal y niveles de desarrollo científico, técnico, cultural y jurídico, capaces de garantizar la dignidad de todos, camine en la oscuridad de las desigualdades y los conflictos.

Dios no se cansa de nosotros. Acojamos la Cuaresma como el tiempo fuerte en el que su Palabra se dirige de nuevo a nosotros: «Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud» (Ex 20,2). Es tiempo de conversión, tiempo de libertad. Jesús mismo, como recordamos cada año en el primer domingo de Cuaresma, fue conducido por el Espíritu al desierto para ser probado en su libertad. Durante cuarenta días estará ante nosotros y con nosotros: es el Hijo encarnado. A diferencia del Faraón, Dios no quiere súbditos, sino hijos. El desierto es el espacio en el que nuestra libertad puede madurar en una decisión personal de no volver a caer en la esclavitud. En Cuaresma, encontramos nuevos criterios de juicio y una comunidad con la cual emprender un camino que nunca antes habíamos recorrido.

Esto implica una lucha, que el libro del Éxodo y las tentaciones de Jesús en el desierto nos narran claramente. A la voz de Dios, que dice: «Tú eres mi Hijo muy querido» (Mc 1,11) y «no tendrás otros dioses delante de mí» (Ex 20,3), se oponen de hecho las mentiras del enemigo. Más temibles que el Faraón son los ídolos; podríamos considerarlos como su voz en nosotros. El sentirse omnipotentes, reconocidos por todos, tomar ventaja sobre los demás: todo ser humano siente en su interior la seducción de esta mentira. Es un camino trillado. Por eso, podemos apegarnos al dinero, a ciertos proyectos, ideas, objetivos, a nuestra posición, a una tradición e incluso a algunas personas. Esas cosas en lugar de impulsarnos, nos paralizarán. En lugar de unirnos, nos enfrentarán. Existe, sin embargo, una nueva humanidad, la de los pequeños y humildes que no han sucumbido al encanto de la mentira. Mientras que los ídolos vuelven mudos, ciegos, sordos, inmóviles a quienes les sirven (cf. Sal 115,8), los pobres de espíritu están inmediatamente abiertos y bien dispuestos; son una fuerza silenciosa del bien que sana y sostiene el mundo.

Es tiempo de actuar, y en Cuaresma actuar es también detenerseDetenerse en oración, para acoger la Palabra de Dios, y detenerse como el samaritano, ante el hermano herido. El amor a Dios y al prójimo es un único amor. No tener otros dioses es detenerse ante la presencia de Dios, en la carne del prójimo. Por eso la oración, la limosna y el ayuno no son tres ejercicios independientes, sino un único movimiento de apertura, de vaciamiento: fuera los ídolos que nos agobian, fuera los apegos que nos aprisionan. Entonces el corazón atrofiado y aislado se despertará. Por tanto, desacelerar y detenerse. La dimensión contemplativa de la vida, que la Cuaresma nos hará redescubrir, movilizará nuevas energías. Delante de la presencia de Dios nos convertimos en hermanas y hermanos, percibimos a los demás con nueva intensidad; en lugar de amenazas y enemigos encontramos compañeras y compañeros de viaje. Este es el sueño de Dios, la tierra prometida hacia la que marchamos cuando salimos de la esclavitud.

La forma sinodal de la Iglesia, que en estos últimos años estamos redescubriendo y cultivando, sugiere que la Cuaresma sea también un tiempo de decisiones comunitarias, de pequeñas y grandes decisiones a contracorriente, capaces de cambiar la cotidianeidad de las personas y la vida de un barrio: los hábitos de compra, el cuidado de la creación, la inclusión de los invisibles o los despreciados. Invito a todas las comunidades cristianas a hacer esto: a ofrecer a sus fieles momentos para reflexionar sobre los estilos de vida; a darse tiempo para verificar su presencia en el barrio y su contribución para mejorarlo. Ay de nosotros si la penitencia cristiana fuera como la que entristecía a Jesús. También a nosotros Él nos dice: «No pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan» (Mt 6,16). Más bien, que se vea la alegría en los rostros, que se sienta la fragancia de la libertad, que se libere ese amor que hace nuevas todas las cosas, empezando por las más pequeñas y cercanas. Esto puede suceder en cada comunidad cristiana.

En la medida en que esta Cuaresma sea de conversión, entonces, la humanidad extraviada sentirá un estremecimiento de creatividad; el destello de una nueva esperanza. Quisiera decirles, como a los jóvenes que encontré en Lisboa el verano pasado: «Busquen y arriesguen, busquen y arriesguen. En este momento histórico los desafíos son enormes, los quejidos dolorosos —estamos viviendo una tercera guerra mundial a pedacitos—, pero abrazamos el riesgo de pensar que no estamos en una agonía, sino en un parto; no en el final, sino al comienzo de un gran espectáculo. Y hace falta coraje para pensar esto» (Discurso a los universitarios, 3 agosto 2023). Es la valentía de la conversión, de salir de la esclavitud. La fe y la caridad llevan de la mano a esta pequeña esperanza. Le enseñan a caminar y, al mismo tiempo, es ella la que las arrastra hacia adelante.[1]

Los bendigo a todos y a vuestro camino cuaresmal.

Roma, San Juan de Letrán, 3 de diciembre de 2023, I Domingo de Adviento.

FRANCISCO


[1] Cf. Ch. Péguy, El pórtico del misterio de la segunda virtud, Madrid 1991, 21-23.

 

IN DEO SPERAVI

Feliz Navidad 2023

| 23 diciembre, 2023

Fernando III el santo, ejemplo de liderazgo moderno

| 5 diciembre, 2023

El Salón del Almirante, en el Real Alcázar de Sevilla fue testigo, junto a las personalidades e invitados, de la magnífica conferencia que bajo el título de “Fernando III el santo, ejemplo de liderazgo moderno” el Excmo. Sr. D. Carlos Melero y Claudio, Teniente General Jefe de la Fuerza Terrestre (Futer) pronunció el pasado 30 de noviembre del presente año.

En este año, en el que conmemoramos el 775 aniversario de la Conquista de Sevilla por el Santo Rey Fernando III, que recuperó el culto católico y la cultura europea para la ciudad, la Orden de Caballeros de San Clemente y San Fernando, con su Presidente-Regidor a la cabeza, Excmo. Sr. D. Antonio María González-Pacheco y Vázquez junto a un nutrido grupo de miembros de la Orden y de su Consejo de Gobierno nos acerca de nuevo la cultura y grandeza de grandes personajes.

Ni que decir tiene que d. Carlos Melero realizó un magnífico recorrido en el recuerdo de tan importante fecha con un saber de lo tratado que, aun sabiendo su capacidad, nos dejó maravillados.

No podemos, cuando menos, darle nuestra más sincera enhorabuena por las palabras por él pronunciadas y el magnífico recuerdo que ha dejado en nuestro ser.

IN DEO SPERAVI